El silencio que permite oír al paciente.
El silencio que permite oír al paciente.

Tendrá que oírlo para creerlo.

Humanizar la resonancia magnética, cambiar para mejor el modo en que los pacientes sienten, ven y oyen la resonancia magnética es nuestro compromiso. Y cuando se trata de oír, tenemos un largo camino por recorrer. Las exploraciones por resonancia magnética normales pueden superar los 100 decibelios, lo que equivale aproximadamente a un martillo neumático, a un tren de mercancías a plena velocidad o a estar sentado en la primera fila en un concierto de rock. Como puede imaginarse, el nivel de ruido puede aumentar la ansiedad del paciente. La fuente del ruido puede provocar que los pacientes se estresen e interferir con la comunicación entre el paciente y el técnico.

Para ayudar a que los pacientes se sientan tan cómodos como sea posible durante la exploración, decidimos cambiar para siempre el modo en que se percibe el sonido de la resonancia magnética. El resultado es Silent Scan, una técnica de adquisición neurológica revolucionaria que convierte el sonido de una resonancia magnética en algo tan silencioso como un susurro. Y lo que es mejor aún, lo hemos logrado sin comprometer por ello la calidad de la imagen que los facultativos precisan para realizar un diagnóstico fiable.

Consulte el folleto de Silent Scan.
Consulte el artículo sobre Silent Scan en SIGNA Pulse of MR.
Consulte el artículo complementario sobre Silent Scan en SIGNA Pulse of MR.

  • Ventajas